La mesa, el asno y el bastón maravillosos

Érase una vez un sastre que tenía tres hijos y una sola cabra. Como la cabra alimentaba con su leche a toda la familia, necesitaba buen pienso, y todos los días había que llevarla a pacer. De esto se encargaban los hijos, por turno. Un día, el mayor la condujo al cementerio, donde la hierba crecía muy lozana, y la dejó hartarse y saltar a sus anchas. Al anochecer, cuando fue la hora de volverse, le preguntó: Cabra, ¿estás satisfecha? a lo que respondió el animal: Tan harta me encuentro, que otra hoja no me cabe dentro. ¡Beee, beee! Entonces vámonos a casita, dijo el muchacho, y, cogiéndola por la soga, la llevó al establo, donde la dejó bien amarrada. ¿Qué, preguntó el viejo sastre, ha comido bien la cabra? - ¡Ya lo creo! respondió el chico. Tan harta está, qué no le cabe ni una hoja más.
8/10 - 144 votos






Los cuentos más famosos de los hermanos Grimm
















Donations are welcomed & appreciated.


Thank you for your support.