La doncella sin manos

A un molinero le iban mal las cosas, y cada día era más pobre; al fin, ya no le quedaban sino el molino y un gran manzano que había detrás. Un día se marchó al bosque a buscar leña, y he aquí que le salió al encuentro un hombre ya viejo, a quien jamás había visto, y le dijo: - ¿Por qué fatigarse partiendo leña? Yo te haré rico sólo con que me prometas lo que está detrás del molino. "¿Qué otra cosa puede ser sino el manzano?," pensó el ...
8.6/10 - 404 votos






Los cuentos más famosos de los hermanos Grimm