La novia del bandolero

Érase una vez un molinero que tenía una hija muy linda, y cuando ya fue crecida, deseaba verla bien casada y colocada. Pensaba: "Si se presenta un pretendiente como Dios manda y la pide, se la daré." Poco tiempo después, llegó uno que parecía muy rico, y como el molinero no sabía nada malo de él, le prometió a su hija. La muchacha, sin embargo, no sentía por él la inclinación que es natural que una prometida sienta por su novio, ni le inspiraba confianza el mozo. Cada vez que lo veía o pensaba en él, una extraña angustia le oprimía el corazón. Un día le dijo él: - Eres mi prometida, y nunca has venido a visitarme. Respondió la doncella: - Aún no sé dónde está tu casa. - Mi casa está en medio del bosque oscuro -contestó el novio. Ella todo era inventar pretextos, diciendo que no sabría hallar el camino, pero un día el novio le dijo muy decidido: - El próximo domingo tienes que venir a casa. He invitado ya a mis amigos, y para que encuentres el camino en el bosque, esparciré cenizas.
7.7/10 - 99 votos






Los cuentos más famosos de los hermanos Grimm












Donations are welcomed & appreciated.


Thank you for your support.